7/7/09

La poesía es una máquina de Dios de bolsillo

Me llamo Alfredo Jaramillo y estoy lleno de odio.

Cuando camino por las calles del centro tengo ganas de que los edificios se derrumben y entierren a todo lo que existe.

En las paredes de mi cuarto pinté con aerosol bien grande dos palabras:

una que dice "Villa"

la otra que dice "Negra".
_

8 %:

Anónimo dijo...

la entrada es gratis
la salida
vemos

carla dijo...

y qué hacés con tu odio, alfredojaramillo?

Julia dijo...

Una vez soñé que el fin del mundo era el derrumbe de la ciudad. Y me angustiaba mucho. Yo lo estaba todo mirando desde la Plaza de Mayo.

la secretaria dijo...

esto es una maravilla

Anónimo dijo...

es así. hay un poema de viel que dice "uno ve esos nuevos frentes de departamentos y los oye pedir muerte, volver a ser lo que eran antes". algo así.
abrazo
carlos alredo tronco loco

Rodrigo dijo...

y encima se dice que se caiga el cielo.

Marie Augustine. dijo...

MUY bueno.

ana dijo...

ojala ni borges,ni girondo,ni ninguno de esos poetas de verdad, puedan leer esto.

La Fuerza está conmigo

Creative Commons License

Brazo Armado