29/1/08

Estuvo tan rico el asado, Humber. Así, jugoso, como si estuviéramos corriendo por la llanura, lanzándonos a los garrones de las vacas y ahí nomás todito derecho al plato. Con qué fruición tapábamos la sangre de la garganta con vino. Mitad bueno, mitad regular. Pero siempre es así. No podemos con todo.
Hablamos del peruano ese, Manuel algo, no recuerdo ahora el nombre. Y de Antonio, que escribe una autobiografía para el bronce. Qué lindas que son algunas noches acá en Neuquén, ¿eh? Con el Poeta de la Perca callado, fumando sus cigarrillos una tras otro en el patio. Y El Animalito llenando de luz la mesa, con su tono aireano, su ronroneo meditabundo volcándose en la humedad. ¿Cuándo repetimos? Quedan muchas antologías por delante. Y los poemas que nos los van a meter por atrás. Un día cualquiera pero sin mí ahí. Sé que ese gran día yo me lo tengo que perder.

7 %:

Jaramillo dijo...

Manuel Scorza, la puta madre. No me perdono olvidarme tamaño nombre.

C.E dijo...

Redoble por rancas, Jara, se lo ve nostálgico. Menos mal que acá lo esperamos otros desterrados, una chica dulce y amigos, que si no...

Humberto dijo...

Puta chimango, no des golpes bajos. Tengo un tablero sensible a las lágrimas. No me perdonaría quemar otra notebook.

Anónimo dijo...

uu que careta humbert!!
si se te quemo la notbook manejate por lloron
jajaja
chimango volaaaaa!!!!

Jaramillo dijo...

Anónimo: en mi profile tenés mi mail. Escribime así nos juntamos y me contás de tus problemas, ¿sí? Por qué te ponías la ropa de tu mamá cuando eras chico. Por qué en quinto año dejabas que tus compañeros te encerraran en una habitación a oscuras y dejabas que te tocaran. Esas cosas. Dale. Puede estar divertido.

Bicho dijo...

Yo la pasé re bonito.

Anónimo dijo...

salta salta saltaaaa!!!

La Fuerza está conmigo

Creative Commons License

Brazo Armado

Blog Archive