20/8/08

Esto no está nada bien

Venía bien el 109 mientras el chofer disparaba un enganchado-de-U2-para-la-historia sonando al palo por Juan B. Justo, avenida sucia, avenida de mierda, gente a la que no le importaría atropellarte y dejarte tirado sangrando para convertirte en la comidilla del aire furioso de los noticieros de la Capital, puro volumen, venían dos pibitos de colegio con corbata, "Instituto de la Voluntad Argentina", "Instituto de la Bondad Judía", no recuerdo el nombre, uno de ellos rubio cara de polaco, el otro colorado, tenían buenos zapatos, venían charlando bien seguro que de videojuegos, cuestión que llegan cerca de Corrientes y Malabia y el Colorado toca el timbre y se baja pero antes le da la mano con un saludo particular a su amiguete, uno de esos saludos que te inventás de pendejo, del tipo con dos agarradas, una así y la otra asá, se saludaron tan copado los pibes que me quedé flasheado, sobre todo porque no se dijeron nada, simplemente el Colorado agarró, toco el timbre y en silencio le prestidigitó la mano in an absolut manner, yo venía bien, venía joya el día, un par de buenos diálogos a la mañana, un par de proyectos pequeños para la semana, leer, insuflarme un poco de fé en la reconversión epistemológica de una disciplina inexistente, ese tipo de cosas, incluso una changuita nueva, un poema no muy bueno durmiendo con un ojo abierto en mi PC al regresar a casa, un poema no muy bueno pero un poema al fin y al cabo, un poema en el que trato de no hacerme tanto el loco y demostrar que puedo ser un buen cristiano, un humano transparente y cálido, orgulloso de su especie, pero no hay caso, el día siempre termina yéndose a los caños, miraste la tele, le diste un mordisco a tu almuerzo tibio y de repente preguntás qué hacés acá, este lugar, esta silla en la que me siento a contemplar el cielo de Villa Culpa, de dónde salió todo esto de dónde, apaguen o prendan, apaguen o prendan el horno de la Nación hasta que ardan los pastizales y los edificios viejos que un día aplastarán gente, apaguen o prendan enciendan de una vez esa mierda de la Máquina de Dios.



8 %:

SL dijo...

ahí escribiste un pequeño gran poema

sauceano dijo...

che piro muy buena. por otra parte...kalamicoy te paso la mejor foto del mundo, y por una ultima parte...que carajo paso con kalamicoy?

C.E dijo...

Lo de Kalamicoy se está volviendo "affaire", se revolucionó el avispero de idiotas de la cultura (¿un nuevo concepto?)neuquina y el sector más reaccionario y catolicoide bufa contra sus poemas que, admitámoslo, harán las delicias de los pibes del secundario pero horrorizarán a las profes de lengua eternamente.
En fin, Jara, ya está tu reseña de Ford online, pasen y vean:
www.elinterpretador-libros.blogspot.
com/2008/08/amor-por-el-motor.html

paula.p. dijo...

hi, niga
hi hi hi

toto scurraby dijo...

molock jara asi lo llamaba gisnberg

Anónimo dijo...

bien.




o.

Jaramillo dijo...

Ustedes, juventud maravillosa...

Suarez dijo...

Guau. Muy bueno. Noto que sabés interpretar la tristeza de la región Juan B Justo, indeleble como el Maldonado entubado.

La Fuerza está conmigo

Creative Commons License

Brazo Armado