17/11/06

Vocación

Hay momentos en los cuales
parece fácil rehacer una vida:

pasás por la tabla a tus viejos amores
sonreís sin prisa a tus adversarios
elegís un nuevo y verde
cepillo de dientes

Como si todavía hubiera tiempo para
ser intelectual de izquierda
drogadependiente o
testigo de un tiroteo

Pero un golpe seco revienta la puerta
y el calidoscopio cae al suelo

No es sorpresa que asome
un mago envuelto en humo,
laureles, y una galera
repleta de conejos muertos.

4 %:

Anónimo dijo...

No no es sorpresa que entre ese mago repleto de conejos muertos...

Como tampoco es sorpresa
que ande con un parche en la mano buscando es herida que es vieja todavía no deja de doler...

si es que tiene que dajar de doler algún puto día...

para que ese día
los fantasmas de la muerte me susurren al oído que era esa herida la que me hacía sentir vivo...

(El fede conmocionado por un puto poema que tiene vida.)

Jaramillo dijo...

Fede conmocionado: olvidate del parche y juntémonos a tomar una caña Legui.

Si querés nos tragamos otra botella de poemas. Fondo blanco.

Anónimo dijo...

brindo por esa resaca!
(no la de Legui, que es terrible...)

N. del A.

laturquita dijo...

Nada y nada menos que lo esperaba encontrar en este blog... mucha vida en cada frase...
la turquita de Esquel (la amiga del facu.G)

La Fuerza está conmigo

Creative Commons License

Brazo Armado