17/2/07

Plaza Francia

Verdad de rayo, delirio.

Había horas, perros y agresiones;
un negro tendal de explicaciones
penetrando el silencio de la calle.

Una porción tuya era mía, y el caníbal
que controla mi cerebro se entregó al
fuego de la persecución.

El pasillo era una boca jadeante,
agónico de encierro, lámparas calientes y
canillas mal cerradas.

La mitad izquierda del ropero se desarmaba
esperando en sorda amnesia tus regresos
de monstruo-Cenicienta-mal parida.

Paciente naftalina: ansiaba otro viaje
en tus camisas; sobre todo esos paseos de
domingo y algodón en la boca, con las
armas descargadas.

Todos los faroles del centro
rompiéndote la cara de luz,
haciéndote princesa
con el cetro de mi desgracia.

1 %:

Vivi dijo...

"ansiaba otro viaje
en tus camisas; sobre todo esos paseos de
domingo y algodón en la boca"

Hermoso!

La Fuerza está conmigo

Creative Commons License

Brazo Armado